Escleroterapia

La escleroterapia, esclerosis, infiltración o inyección de várices consiste en inyectar las telangiectasias mediante una aguja muy fina con una concentración y tipo apropiado de líquido esclerosante. El propósito es cerrar la vena mediante una lesión química que fibrosa la pared de la vena y ocasiona una trombosis controlada. Ocasiona poco dolor y no impide caminar, trabajar o llevar a cabo actividades usuales. La mayoría de las personas requieren varias sesiones (generalmente 6 a 8) para eliminar todas las telangeictasias. La vena cerrada gradualmente es reabsorbida por el cuerpo en forma natural y los resultados finales se aprecian generalmente a las 12 semanas.

La escleroterapia es una técnica que permite eliminar telangiectasias y venas reticulares en forma ambulatoria. Puede emplearse con propósito estético o cómo método para completar y perfeccionar el tratamiento endovascular o quirúrgico de diversos problemas venosos y para acelerar la cicatrización de las úlceras venosas.

La venas muy finas que serían difíciles de inyectar se eliminan mediante láser percutaneo o exolaser.

Aunque no son imposibles, las alergias y reacciones adversas son muy raras con las sustancias esclerosantes modernas.